Rescate de los 33 mineros, lección de sobrevivencia humana

Chile es un país minero y así lo dice su historia. Durante décadas la minería ha sido el motor y la palanca de desarrollo económico y social de Chile, pero la comunidad aún no conoce su rica historia, como por ejemplo, cual es mina más antigua en Chile.

Ésta se llama mina San Ramón 15, ubicada en Taltal-Chile con 12.000 años de antigüedad y también está el famoso “hombre de cobre”, encontrado en mina La Descubridora (hoy Chuquicamata), quien pereció en un derrumbe en el año 500 después de Cristo.  De no contar con este suceso e hito en la historia, no tendríamos el catastro del primer accidente minero ocurrido en Chile.

El rescate de los 33 mineros de la Mina de San José, resulto técnicamente un éxito gracias a los ingenieros y profesionales chilenos, acaparando simpatía mundial y siendo considerado como una epopeya mundial que fue vista por más de 1.200 millones de telespectadores e internautas en tiempo real, que gritaban eufóricos por cada minero que salía a la superficie con vida. Gracias a ello, Chile fue conocido y felicitado por mandatarios de todo el orbe, e incluso por el Papa, y por cada habitante conectado de este planeta. Esta gesta de características heroicas, contribuyó a posicionar una mejor imagen país.

El pasado 5 de agosto, cuando se cumplían cinco años de ocurrido el accidente en la mina San José, el mundo del cine y de Hollywood se dio cita en Santiago para la avant premier de la película de los 33, con Antonio Banderas a la cabeza, alfombra roja y todo el jet set criollo para la emulación de dicha epopeya.

Las imágenes de la televisión, el humo y las luces de la farándula me hicieron pensar en la famosa frase de Charles Darwin: “En la lucha por la supervivencia, el más fuerte gana a expensas de sus rivales debido a que logra adaptarse mejor a su entorno

Y me pregunté, pero, ¿qué aprendió el país con el lamentable accidente de los 33?, ¿cuálesmedidas se implementaron?, como se dijo en esa época,“para que nunca más vuelva a ocurrir un evento similar de sobrevivencia de la vida humana, ocurrida dentro de una mina subterránea a 700 mts., de profundidad, sin comunicación y en situación de extrema que puso a prueba el temple de los mineros chilenos”. Analicemos algunas de las medidas prometidas.

Modernización del Sernageomin.  A la fecha no se observa mayores recursos entregados para fiscalizar de manera efectiva, tampoco se ha realizado una modernización de la institución, no se ha realizado un catastro de riesgos y peligros categorizados en pequeña, mediana y gran minería, solo se aumentó las regulaciones y la burocracia.  Tarea no cumplida.

Asistencia técnica competente con profesionales de alto desempeño que visiten las faenas y apoyen técnicamente, que sean verdaderos líderes en guiar las actividades de los productores pequeños y medianos. Al momento, ENAMI adolece la falta de más Ingenieros de minas y geólogos de experiencia, como también el SERNAGEOMIN con expertos en ingeniería de riesgos certificados bajo la Norma ISO 31.000.

Creación de brigadas de rescate competentes. Perú, Sudáfrica, Australia y Canadá sí lo hicieron, y Chile sigue improvisando ante las emergencias. Esta es otra tarea no cumplida.

Reforma a normas y políticas de seguridad minera. Se creó una comisión ad-hoc para revisar reglamentos, estándares y normas de seguridad, y los mecanismos y montos de las sanciones para crear una cultura de un trabajo digno, sano y seguro. A la fecha se desconoce la aplicabilidad de esta reforma.

Pensión de gracia prometida para los 33 mineros después del accidente, hasta el año pasado 19 de los 33 mineros aun no la habían recibido, como tampoco el apoyo psicológico prometido ya que varios de los mineros sufren ataques de pánico.

La demanda de familiares contra la empresa San Esteban y al Gobierno. Por US$ 27 millones exigen como indemnización por las malas condiciones de seguridad en el trabajo. Este Juicio aún sigue pendiente.

Fiscalización ante Negligencia y normas que no se cumplen por parte de los propietarios de las minas. Aún estamos al debe. Quizás se está esperando que vuelva a ocurrir un evento similar, para que por fin volvamos a aplicar las medidas necesarias para proteger la vida y la salud de los mineros, hay sucesos que escapan a la comprensión humana.

La minería es demasiado importante para el país, pero su mayor riqueza son sus trabajadores, y el Estado debe mejorar sus gestión en seguridad y protección de la vida humana.“La vida está primero.”     

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas