Cardenales desobedientes

El 12 de enero de 2014, el Papa Francisco envió una nota a los futuros Cardenales que “crearía” dentro de un mes.

En el principal párrafo escribe.

“El cardenalato no significa una promoción, ni un honor, ni una condecoración; es sencillamente un servicio que exige ampliar la mirada y ensanchar el corazón. Y, aunque parezca una paradoja, este poder mirar más lejos y amar más universalmente con mayor intensidad se puede adquirir solamente siguiendo el mismo camino del Señor: la vía del abajamiento y de la humildad, tomando forma de servidor (cf. Flp 2, 5-8). Por ello te pido, por favor, que recibas esta designación con un corazón sencillo y humilde. Y, si bien tú debas hacerlo con gozo y alegría, actúa de manera que este sentimiento esté lejos de toda expresión de mundanidad, de todo festejo ajeno al espíritu evangélico de austeridad, sobriedad y pobreza.”

La información conocida respecto del intercambio de correos electrónicos entre los Cardenales Errázuriz y Ezzati, me duele por varias razones.

Primero porque deben haber pocas actitudes más destructivas respecto de la credibilidad de una persona que la inconsecuencia entre su pensar, decir y actuar.  Estos correos dan cuenta de acciones encubiertas e indirectas para fines mezquinos y muy alejados de su quehacer como pastores.

Se refieren en términos denigrantes a otras personas, dejando de lado toda mínima humanidad.

Me apena que estas conversaciones den cuenta de sacerdotes capaces de excluir a otros, sin asco de usar influencias, y evitando el diálogo frontal.

Me duele porque confirma hechos que comenté a través de una columna escrita en este mismo medio el 13 de octubre del año pasado, y que fueron desmentidos por monseñor Ezzati.

Estos Cardenales no representan al grueso de la Iglesia chilena; sin embargo, la capacidad para desprestigiarla y hundirla es frecuente y pareciera que no tiene límite.

Pienso en el párroco de mi barrio y todo lo que se esfuerza por ser ejemplo de Jesucristo, por animarnos a vivir en clave de servicio a los demás, y al mismo tiempo pienso en lo poco que lo ayudan sus jefes.

Nuestros Cardenales han cedido al poder y al ego, en vez de actuar con un espíritu evangélico humilde y al servicio de los demás, en especial, de quienes más sufren.

Al Papa no le están haciendo caso, al menos estos  Cardenales chilenos, están en falta, y nos duele.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas