La reconstrucción

Un aumento progresivo ha tenido el cáncer de mama en Chile. Según la Superintendencia de Salud, en 2006 eran 10.201 casos y en 2019 se incrementaron a 18.861. De ese total, un número importante de mujeres viven el doloroso proceso de la mastectomía y sólo 1 de cada 10 mujeres accede a la reconstrucción de sus senos con todo el costo psicológico que eso conlleva, de acuerdo a los datos del Observatorio del Cáncer.

El dolor y sufrimiento que viven las chilenas que enfrentan este desafío, lamentablemente se incrementa con la extirpación de uno o los dos senos. Por ello, algunas sociedades internacionales del cáncer recomiendan planificar antes de la mastectomía el proceso de reconstrucción con un cirujano plástico, para alivianar el estrés psicológico que enfrenta la paciente con la noticia.

Cuando el caso clínico amerita una mastectomía bilateral, es decir la extracción de sus dos senos, el cirujano plástico reconstruye "desde 0" todo el busto, lo que disminuye el riesgo de equilibro entre ambas mamas. Sin embargo, los casos más comunes es el retiro parcial o simple (un seno), lo que representa un desafío mayor para el especialista para alcanzar la simetría, y poder garantizar una buena calidad de vida a la paciente.

El Chile estas intervenciones son cubiertas por el plan GES, pero los plazos son igual de extensos que en el resto de las patologías. Con ello, hemos sido capaces como sociedad de aliviar en parte el estrés económico de las pacientes más vulnerables, pero no aún el psicológico, ni emocional.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas