Salud, derecho y deberes de todos

Desde que tengo uso de razón he sabido lo importante que es para cada chileno o chilena mantener a toda costa una vida sana, que en el lenguaje habitual  es “mantener buena salud”.  Tan es así que en algunas frases en el mundo de la medicina se han hecho clásicas: “todo es salud”, o “sin buena salud no hay vida”.

Es un tema tan completo y con tres elementos tan esenciales.

1. El cuidado de cada ciudadano de cuidar de ella apenas pueda decidir.

2. la decisión del Estado  y el país organizado  es procurar un modelo transparente, éticamente aceptable, justo y solidario.

3. El cumplimiento cabal de cada actor  de su razón  fundacional y la buena Fe que exige el resguardo  de la vida  “el primer derecho humano que exige toda democracia”.

¿Si todo esto funciona, porque existe tan cruda crítica a la situación sanitaria en nuestro país?

Creo sinceramente  que es porque ninguno de los tres puntos  se cumple de buena Fe.

Cuando con otros senadores planteamos la exigencia educacional de aumentar las horas de actividad física como una medida de salud adolescente, fuimos duramente criticados. En Chile no tenemos la cultura de autocuidado bajo el predicamento  que “si me enfermo tendrán que atenderme” y por ello hay un alto porcentaje de consultas innecesarias en consultorios y servicios de urgencias.

Cuando se analiza a conciencia y profundidad la estructura al concepto de salud solidaria y éticamente respetable, todos los gobiernos y aún el  parlamento, en los que también participé porque no niego mi responsabilidad, han sido mezquinos en el  financiamiento público en salud. 

Por otra parte el modelo Privado (Isapres) es seguido  por una ética del dinero y claramente inaceptable con la preexistencias, el sistemas de licencias médicas que las hace juez y parte y en ello les permite una utilidad como en ningún otro país. Su poder es tan grande que hace años que venimos luchando por cambios profundos y no ha sido posible.

El gobierno anuncia un cambio ¿será posible que un texto pro-pacientes si las que existen están en manos de capitales que apoyan al empresariado pro-gobierno?

Finalmente nos duele que los gremios de profesionales de salud han caído en la atracción del dinero, olvidando las enseñanzas de nuestros maestros al alero de  esta legislación. 

Por último el aumento de farmacias y laboratorios ratifica que los precios libres no pueden instalarse en la farmacopea.

No tengo empacho en señalar las responsabilidades en un tema neurálgico para los chilenos, pero esto no justifica el uso excesivo de ciertos críticos que cayeron en malas praxis y lo olvidan inadecuadamente.

Por todo esto reitero mi esperanza en el gobierno y el parlamento en mi frase habitual “ Fe en el futuro”, porque conozco a las personas que estamos en la oposición y también en el oficialismo, porque, aunque quiero derrotarlos en 2 años más, les reconozco su preocupación por Chile.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas