VIH en Chile, todo cambia, para que todo siga igual

Rara vez las enfermedades causan tanto dolor a un ser humano como las personas. Y es que desgraciadamente, si bien la medicina puede hacer mucho por tratar el dolor, poco puede hacer contra la discriminación y el abandono, o contra los prejuicios y la intolerancia.    

Recientemente, se conmemoró el día Mundial del VIH. Concebido en 1988, apoyado oficialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), nos sirve para recordar qué sigue igual y qué cosas han cambiado desde aquel entonces. Un buen ejemplo para esto, es lo sucedido con dos actores contagiados de esta enfermedad, uno en 1985 y otro en 2014.

En julio de 1985 Rock Hudson, actor norteamericano, protagonista de famosas películas y series como Dinastía, reveló que tenia VIH falleciendo a los pocos meses producto de complicaciones de la enfermedad. Su revelación, tuvo el efecto de dar a conocer el síndrome y hacer visibles las necesidades de otros enfermos hasta ese momento, invisibles.

Treinta años después, otro famoso y millonario actor, Charly Sheen, protagonista de series como “Two and a half men”, confirmó que padecía VIH. ¿Qué ha sucedido con esta enfermedad en 30 años? Mucho y a la vez muy poco.

Del punto de vista médico mucho. Cuando Rock Hudson fue diagnosticado, había dudas respecto a las formas de contagio y se pensaba incluso que este podía transmitirse por la saliva.

Hoy en día sabemos, que las únicas formas de contagio son vía sexual, endovenosa (uso de drogas, compartir jeringas o transfusiones de sangre) o a través del embarazo y parto. Además sabemos que bajo supervisión médica, es posible evitar el contagio del niño durante en el embarazo y que con los nuevos test el riesgo asociado a transfusiones es casi inexistente. Más aún, sabemos que parejas donde sólo uno de ellos tiene VIH, sí pueden tener relaciones sexuales casi sin riesgo, usando preservativo y con adherencia completa a la terapia.

Respecto al tratamiento, en los años 80 no había ninguno, salvo en forma experimental, la zidovudina o AZT. De hecho, Rock Hudson dio a conocer que padecía esta enfermedad en Francia, donde había acudido para recibir un procedimiento experimental

Posteriormente, el método de curación evolucionaria hacia un “cocktail de fármacos”, que implicaban que el paciente tomara múltiples pastillas, varias veces al día. Hoy en día, existen opciones tan simples como tomar un sólo comprimido al día. Tanto han mejorado los tratamientos, que Chile ha adherido a los compromisos de ONUSIDA para terminar con la epidemia del VIH para el 2030.

Sin embargo, los cambios de la relación de la sociedad con los pacientes con VIH no han sido tantos y Chile no ha sido la excepción.

Rock Hudson tuvo que ocultar su enfermedad por años, e incluso decir que tenía otra afección antes que su baja de peso y un colapso que experimentara en Francia, lo obligaran a revelar que padecía SIDA.

Del mismo modo, Charly  Sheen tuvo también que ocultar por varios años su diagnóstico, y sólo lo reveló al verse expuesto a chantajes, por parte de personas que buscaban obtener dinero a partir de este secreto.

Recientemente Ricardo Cantin, periodista de farándula, ha contado como ha debido casi marchar a un exilio en la Patagonia producto de su enfermedad. Otro caso  es el de Carolina del Real, una joven abc1 que ha debido enfrentar también la discriminación para obtener un trabajo.

Y el día a día de los pacientes, que no son ricos ni famosos no es mucho mejor.  Recientemente una paciente con VIH me contaba que no podría realizarse un examen. No tenía quien la acompañara, y no podía contar su diagnóstico en su Iglesia, donde otros feligreses supuestamente cristianos caritativos, discriminaban a la gente con SIDA por considerar dicha enfermedad, que adquirió de su marido, una “peste de gays y prostitutas”.

Así, a pesar del paso del tiempo, la condición de ser VIH + no es lo mismo que haber tenido un infarto o tener cáncer, algo de lo cual los paciente pueden hablar libremente. Confiemos que las nuevas generaciones, nacidas y crecidas en democracia, sepan dar vuelta la página, en ese libro de intolerancia, qué aún escribe Chile respecto al VIH. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas