El perdón y la caridad

Eddie Jaku,  de 98 años, sobreviviente del genocidio nazi declara, “No puedo y no perdonaré ni olvidaré … pero seré feliz hasta que me muera… El secreto es no odiar, tener una buena esposa y buenas amistades”. Luego aclara certeramente que el odio es una enfermedad que destruye al odiado y a quién odia.

De pronto parece que Chile está enfermo. Se hace progresivamente un país odioso en diferentes dimensiones, y aún en la aplicación de la justicia.

Levinas nos recuerda que las personas y la sociedad son responsables  del otro como persona, especialmente si es más débil, sufriente, frágil y distinto, aunque  sea nuestro propio victimario.

Después de la necesaria verdad, justicia y reparación, nuestra responsabilidad con el criminal, sólo terminaría con la bondad y la caridad.

Es decir, con lo que hoy desaparece a pasos agigantados: la cultura del respeto a la dignidad del prójimo, de la verdad y del perdón. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas