Japón el ascenso de una potencia espacial

Este sábado 14 de noviembre, está programado el despegue desde el Centro Espacial Kennedy de la segunda misión tripulada de la NASA en conjunto con la empresa Space X, propiedad del multimillonario Elon Musk. La misma que en mayo pasado transportó a los astronautas Robert Behnken y Douglas Hurley hasta la Estación Espacial Internacional (EEI), marcando así el regreso de Estados Unidos al espacio con naves propias.

En esta oportunidad, la tripulación estará integrada por los astronautas de la NASA Mike Hopkins, Victor Glover y Shannon Walker, junto con Soichi Noguchi, astronauta de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA).

Está previsto que los cuatro permanezcan en la EEI durante los próximos seis meses, periodo en el cual realizarán caminatas espaciales y experimentos científicos.

En ese contexto, la presencia de Soichi Noguchi podría sorprender a más de alguien, pero lo cierto es que Japón tiene una larga e importante trayectoria en la exploración espacial. De hecho, Noguchi es un experimentado astronauta que viajó en 2005 a bordo del transbordador “Atlantis” a la Estación Espacial Internacional (oportunidad en la que realizó tres caminatas espaciales que sumaron 20 horas) y que en 2009 participó de la misión rusa Soyuz TMA-17.

Ciertamente, esa experiencia le ha permitido sumar un total de 177 días en el espacio. Todo un récord, pero no es el único. Esto, porque desde 1990 hasta la fecha, doce astronautas japoneses (incluyendo dos mujeres) han viajado al espacio.

Para Japón, un líder mundial en investigación científica y desarrollo tecnológico, el espacio es un ámbito más en cual marcar presencia. Y lo ha hecho de manera constante desde que en 1970 lanzó su primer satélite artificial: el “Ohsumi”.

Desde entonces, se cuentan numerosos hitos, como la construcción de “Kibo”, el módulo de experimentación de la EEI (y el más grande de la estación), el cual tuvo que ser enviado al espacio en tres etapas a bordo de transbordadores estadounidenses y que comenzó a operar oficialmente en 2009.

Otro ejemplo son los vehículos no tripulados “Kounotori”, que desde 2009 han realizado nueve misiones llevando carga hasta la EEI. La última de ellas fue en mayo de este año, ya que a partir de 2021 serán reemplazados por un nuevo modelo: las naves de carga HTV-X.

Mención especial merece el robot “Kirobo”, que en 2013 viajó a la EEI y cumplió un exitoso desempeño al demostrar que podía realizar diferentes tareas a bordo a través de órdenes verbales.

A lo anterior se suma la misión “Hayabusa”, una sonda lanzada en 2003 con la misión de recoger muestras de la superficie del asteroide “Itokawa” y que regresó con ellas a la Tierra en 2010. Otra misión de este tipo, la “Hayabusa 2”, fue lanzada en 2014 y en 2018 tomó contacto con el asteroide “Ryugu”. Su regreso con las muestras se espera para el próximo mes.

En ese sentido, Japón ha desarrollado un programa de exploración espacial pacífico y basado en la cooperación con otros países.

En los últimos años no solo ha facilitado el envío al espacio de satélites de otros países, como Nigeria, Bangladesh, Costa Rica y Filipinas. También ha avanzado en el desarrollo del sistema de posicionamiento global QZSS, que a diferencia de Beidou (China) o GLONASS (Rusia), se complementa con el sistema estadounidenses GPS.

Y en julio pasado, la NASA y Japón (representado por el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología) firmaron una declaración de intenciones sobre exploración espacial conjunta.

Un acuerdo que permitiría a Japón colaborar en el programa Artemisa (que busca llevar a la primera mujer a la Luna en 2024), específicamente en el desarrollo del módulo habitacional de la estación orbital lunar “Gateway”, pieza clave para este ambicioso proyecto. Y que permitiría a Japón enviar a sus propios astronautas a la Luna en misiones de la NASA.

Además, la NASA ya ha manifestado su interés en trabajar en conjunto con JAXA y uno de sus socios comerciales, Toyota, para desarrollar un vehículo presurizado que permita el transporte de astronautas en la superficie lunar.

De esta forma, Japón se posiciona como un actor clave de la exploración espacial y un socio estratégico para la NASA.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas