Argentina y Venezuela ¿de nuevo con la misma historia?

Si no fuese porque se comprende la guerra mediática desatada por las Corporaciones en contra de todo país, gobierno o candidato que desee proponer nuevos caminos de porvenir para su patria, el aburrimiento sería la constante dado que se repite de modo permanente la misma táctica, una y otra vez, a lo que ya podríamos denominar el síndrome Sísifo.

Y el caso de ambos países mencionados en el título es reiterativo. En el primero, cada día que pasa se acusa a Cristina de Kirchner básicamente de asuntos personales para mezclarlo con lo nacional, puesto que el proyecto político es sólido y ha dado resultado.

Después de sindicarla de multimillonaria, de tener millones de dólares en paraísos fiscales, hoy le endosan el suicidio de un fiscal.

Al respecto, como ya se demostró en 167 cables revelados por WikiLeaks desde 2011, donde este funcionario hacía consultas a la embajada estadounidense sobre textos que luego presentaría a la justicia para aportarlos en la causa AMIA, hasta pedidos de disculpas por no entregar datos a su debido tiempo, y  confirman la orden dada al fiscal para acusar a Cristina Fernández por el supuesto encubrimiento de Irán en el caso del atentado a la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), el 18 de julio de 1994, con 85 personas fallecidas.

Respecto al “caso Nisman”, cabe mencionar dos hechos relevantes: elevar el fiscal al nivel de héroe se hace justo cuando la oposición está debilitada por el avance de las políticas sociales del gobierno y, además, no existe ninguna prueba judicial ni evidencia forense seria, científica, que confirme el asesinato.

Aún más, las 300 páginas del supuesto informe acusatorio no aportan ninguna prueba exacta de la complicidad de la Presidenta. Por el contrario, corrobora que este fiscal no condujo una investigación independiente como era su deber ético, sino que se asesoró y puso bajo las órdenes de una potencia extranjera para seguir sus dictados. ¿Porqué sólo se investigó la supuesta responsabilidad de Irán y no la de agencias secretas que realizan banderas falsas con probada eficacia? La respuesta confirma también lo anterior.

En el caso de Venezuela es aún más burdo el entramado pues se “pensaba” que, con un anuncio oficial amplificado en todos los medios afectos al golpe de estado asegurando que el gobierno caía, ocurriría por arte de magia dicha situación.

Es que el deseo fundado en el odio obnubila la realidad y conduce a la alteración de la misma, lo que provoca crasos errores de percepción y actuación. Obviamente tampoco tuvo éxito, excepto porque “coincidencialmente” en algunos países hubo protestas ante las misiones diplomáticas, y por dar un ejemplo, el mismo día de “la salida” un grupo de venezolanos y chilenos se congregó frente a la Embajada profiriendo insultos contra el gobierno bolivariano, sus funcionarios y visitantes que acudieron a un acto en la sede. Gran parte de los manifestantes eran jóvenes militantes de la UDI o de la derecha en el país.

La reflexión es clara: si el público no reclama más alto nivel informativo, con objetividad, Yahoo tendrá toda la razón al ubicar en uno de sus principales temas del día la importancia que adquiere un dato falso retuiteado o hecho viral por obra de miembros en la red.

Parece ser, porque estos personajes de ciertos medios no aprenden, tal vez  muy pronto veremos a la Presidenta argentina acusada de incesto, un hijo extramatrimonial o una cirugía cosmética en alguno de sus miembros inferiores.

Todo es posible cuando la ignorancia se hace parte del fundamento.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas