Democracia Cristiana, Humanismo y Participación

Parece que finalmente se está implementando el VI Congreso del PDC. Esperemos que esta vez sea la definitiva de varios intentos fallidos desde agosto de 2013 y tengamos efectivamente un Congreso partidario participativo desde las bases y las comunas y no desde ciertos círculos pequeños y cerrados.

Una de las preguntas que debe responder este VI Congreso del PDC es ¿cuál es el relato o la impronta que define a un partido político de inspiración cristiana para el siglo XXI? Algo se ha esbozado en torno a centrarse en la persona humana, como una definición filosófica que muchos humanistas cristianos compartimos, pero que tiene una serie de consecuencias que debemos asumir.

Pero, como instrumento de transformación social, ¿cuál es la esencia del proyecto político que presenta un partido humanista cristiano? Permítanme esbozar un concepto, la Participación.

En efecto, la Democracia Cristiana chilena se tiene que transformar en el partido de la participación del Chile del siglo XXI, partiendo precisamente de su definición de centrarse en la persona humana.

La participación recoge la tradición del devenir político del PDC durante todo el siglo XX, desde la época de la Falange Nacional. Fue lo que inspiró su programa de gobierno en la década de los 60 con políticas de promoción popular, reforma agraria (que no era solo un tema de economía) o recuperación de nuestros recursos naturales.

También fue lo que motivó a que miles de jóvenes entráramos a militar en la DC de los 80 para recuperar la democracia y nos movilizáramos junto con otros y otras en ese proceso.

Pero entrando en una mirada de futuro, es precisamente la participación lo que transciende en diversas políticas públicas o transformaciones que debemos implementar, como en regionalización, en temas de equidad de género, en reformas laborales y previsionales, en inclusión, en respeto a los pueblos originarios, en incorporación de emprendimientos al desarrollo nacional, en recuperar nuestros recursos naturales, solo por mencionar algunas temáticas. En todas y cada una, la clave que las une es la participación.

Es así, que entendemos la participación no tan solo como un ejercicio de derechos en un sistema democrático, relacionado con la participación ciudadana, también como ser parte de la vida activa de cada persona que en forma integral se relaciona con la sociedad toda, a partir de sus intereses, sueños y anhelos, donde la participación comunitaria se transforma en un paradigma que incorpora a la persona humana en el desarrollo del bien común.

Pero en todas las áreas de trabajo que debe abordar el VI Congreso partidario hay una que es fundamental y que dice relación con la construcción y definición de una Nueva Constitución Política. La necesidad de un nuevo estatuto constitucional es un tema que se tiene que debatir a partir, no solo de la ilegitimidad de origen de la actual constitución, sino que a partir de la necesidad de contar con un moderno cuerpo constitucional que recoja la doctrina de los derechos humanos en sus tres generaciones.

Pero ¿cómo canalizar un debate de un proceso constituyente profundo y amplio? Es ahí el principal aporte de una Democracia Cristiana comprometida con la participación, encauzando y promoviendo un proceso de Asamblea Constituyente o similar, que debata y defina una Nueva Constitución.

La necesidad de un proceso constituyente participativo no es sólo un problema de método, es también una necesidad de construcción legítima de la casa de todos y todas.

En el VI Congreso Nacional tenemos que transformar al PDC en el partido de la participación, con la paradoja que solo se puede hacer desde la misma participación.

Si la Democracia Cristiana se centra en la persona humana, entonces debemos reconocer a la persona humana en forma integral, incluyendo su capacidad creadora, libre y participativa en cuanto sujeto movilizador del devenir histórico, de su propio destino y conciente de ser un actor social.

(Columna en homenaje a Fabiola Alejandra Yanquez (QEPD), mujer luchadora de causas nobles)

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas