Desinformación en elecciones, una amenaza a la democracia

Este domingo los chilenos acudiremos a las urnas para elegir al próximo Presidente de Chile, sin embargo, preocupa que el proceso electoral haya estado marcado por una alta difusión de campañas de desinformación.

Durante estos meses hemos observado la transmisión en las redes sociales de información falsa o errónea en contra de candidatos y candidatas, así como también incidentes en los que los propios postulantes a La Moneda han difundido desinformaciones contra sus contrincantes como estrategia política, cuestión que también se ha registrado en el caso de candidaturas parlamentarias.

La desinformación, que hace referencia a información falsa o errónea creada y difundida con la intención de causar daño, es una amenaza a la democracia porque impide a la ciudadanía tomar decisiones basadas en información cierta y pone en duda la legitimidad de nuestras instituciones democráticas. En el caso concreto de los procesos electorales, se puede observar el uso de la desinformación como estrategia política contra una candidatura para impedir un resultado favorable a ésta, y para cuestionar la legitimidad de todo el proceso una vez que los resultados son adversos a los propios intereses.

En ese marco, de manera independiente a los resultados de este domingo, durante la campaña de la segunda vuelta es altamente probable que se den campañas de desinformación finamente coordinadas contra las candidaturas -incluyendo círculo de colaboradores, aliados, e incluso electores- para impedir un triunfo no deseado de una de éstas y cuestionar los resultados para deslegitimar a la nueva autoridad.

En este escenario, es fundamental que los candidatos a la segunda vuelta presidencial adopten compromisos públicos en contra de la desinformación, al tiempo que las autoridades correspondientes desarrollen estrategias preventivas frente a este fenómeno, basadas en la educación y en la debida diligencia, de lo contrario todo el sistema democrático será erosionado con daños irreversibles.

Sin embargo, es deber de todos cuidar nuestro sistema democrático y denunciar maniobras que intentan torcer la voluntad de la ciudadanía por medio de la mentira y la tergiversación de la realidad.

Llegó la hora de que como país enfrentemos esta nueva amenaza para el sistema y que, a través de la enseñanza y el conocimiento, se eduque a los distintos organismos a enfrentar con herramientas concretas las fake news. Lamentablemente este es un flagelo mundial que se ha esparcido rápidamente en los países, pegando fuerte a las autoridades o a quienes aspiran a un cargo de representación popular.

En este contexto, existe evidencia que esta nueva amenaza golpea con mucha más dureza a las mujeres, porque son ellas las que son mayoritariamente objeto de violencia de género en las redes sociales. Así lo hemos visto recientemente en el caso de la presidenta de la Convención Constitucional, Elisa Loncon.

Por ello, el llamado es a cuidar nuestro sistema democrático, a verificar las informaciones que llegan por las redes sociales y por, sobre todo, a denunciar a quien usa la "desinformación" como arma política para perjudicar al contrincante. Sólo así podremos seguir fortaleciendo nuestra democracia y estabilidad de Chile.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas