Lejos quedaron las promesas

La estrategia de regresión conservadora que motivó el respaldo del conjunto de la derecha a Sebatián Piñera se encuentra incoherente e inconexa en una serie de propuestas que son inaplicables o que se tramitan en el Parlamento sin prioridades y en desorden.

Piñera partió hablando de “grandes acuerdos” con la clara intención de dividir la oposición y cooptar una parte de ella. No lo consiguió, fue tan evidente su conducta manipuladora que los asistentes a La Moneda dejaron de ir y esa parafernalia se desinfló sin pena ni gloria. El gobernante era el centro de todo y no tenía voluntad real de entenderse, el egocentrismo desmesurado le jugó en contra.

Pero vive condenando el “obstruccionismo” de que quienes son oposición. Es su veta patronal, pero en democracia no se puede pedir que los diversos protagonistas se limiten a decir que sí y se sometan al poder. Es el autoritarismo que Piñera dice condenar en Venezuela.

Por el contrario, en Chile la estabilidad democrática fue ganada por la responsabilidad de quienes hoy están en la oposición y no hay justificación para pedirles que sean una comparsa silenciosa mientras el gobernante hace lo que quiere.

Prometió un milagro económico que no existe y el balance es mediocre, la inversión del año 2018 tenia ya varios años de preparación como el proyecto de más de 2.000 millones de dólares de Celulosa en Nueva Aldea, Region de Ñuble. Incluso, informes recientes indican que  este año tendrá que ajustar a la baja la proyección en el crecimiento económico.

Más allá de la autocomplacencia del régimen  que todo lo encuentra perfecto hay estrechez económica y social en la clase trabajadora y los sectores medios. Todo el mundo lo siente menos el gobernante.

El endeudamiento de las personas indica que no hay holguras y donde se vaya se observa más trabajo informal. Un efecto indeseado de la inmigración es la reducción de salarios ya que es utilizada sin escrúpulos para recortar el costo de las contrataciones y aumentar ganancias, en especial, en el sector servicios. 

Aún así, el gobierno insiste en una reforma tributaria que alivia a los grandes inversionistas  aunque una parte de ellos busca que en esta ocasión la rebaja de impuestos sea directa.

Con la menor recaudación fiscal que conlleva la propuesta de Piñera aumentará el déficit en el sector público y ello les permitirá repetir en poco tiempo más que el Estado es ineficiente y pedir la privatización de CODELCO que es su viejo sueño.

 Asimismo, en cuanto al desempleo, el gobierno ha marcado el paso por mucho que el ministro del Trabajo intente desconocer las cifras del INE, para tapar la inoperancia. No hay política pública para crear empleos, se espera lo que diga el “mercado”, mientras el Presidente se auto halaga con cifras que se deben al ciclo anterior de la economía.

En Seguridad Pública descabezaron dos veces el Alto mando en Carabineros de Chile y este verano hubo un desenfreno de la violencia de bandas de distinto tipo, narcos, asaltantes, sicarios y toda suerte de delincuentes sin medidas eficaces de coerción y contención.

La prensa ahora debe inventar nuevos nombres para los delitos, como el de “las encerronas” que se cometen en contra de los automovilistas. De nada le sirvió el show de andar arriba de un patrullero haciendo de policía uniformado.

En la demanda indígena la política represiva de Piñera aumentó la conflictividad y la violencia como no había ocurrido en democracia, por su tendencia al exhibicionismo mediático, en lugar de ir a los temas de fondo. En este caso, el llamado Comando Jungla se convirtió en un bumerán que terminó en el crimen de Camilo Catrillanca y el quiebre de las relaciones del Estado con el pueblo mapuche.

En Educación, Piñera pagó caro el amiguismo y tuvo que sacar al señor Varela en agosto, por sus repetidos desaciertos y errores, sin lograr hasta hoy un equilibrio en la política educacional, que va de la confrontación al retroceso y viceversa, como lo indica la división en dos de su proyecto “estrella”, la llamada “admisión justa” cuyo fundamento es una clara distorsión de los avances generados por la reforma educacional.

No pudo ser más desafortunada la designación del señor Rojas en Cultura. Aunque fue un día hábil vigente, esa estadía fugaz sirvió para un debate histórico que mostró el negacionismo de un  amplio sector del gobierno frente a la práctica sistemática del terrorismo de Estado en Chile.

Piñera ejerce como Canciller, su personalismo se lo exige. En el Fallo de La Haya tuvo apoyo de todos los Partidos, no se puede quejar, pero no lo reconoció.

Ahora, en la situación de Venezuela la salida política pacífica, democrática, con elecciones universales y garantías reales a las fuerzas participantes exige responsabilidad y no botarse a “superhéroe”, ya que ese rol corresponde a la voluntad soberana de la nación venezolana en elecciones libres. 

Además, quebrar América Latina con bloques ideológicos como Prosur que promueve Piñera es fatal, se trata de una política temeraria que por la estabilidad en el continente no debiese prosperar.

En el tema de género, Piñera fiel a su concepto patriarcal acaba de preguntarse en TV, ¿cuando es el día del hombre?, con tal despropósito anula la tarea de su ministra como interlocutora con el movimiento feminista. Dijo que el 8 de Marzo era el día de la Mujer, pero hizo su acto y se llenó de autocomplacencia en si mismo, en La Moneda, 

Hay áreas para el olvido, como salud. Con información contradictoria, continuas marchas y contramarchas. La falta de vacunas oportunas en temas resueltos tradicionalmente en el país y graves debilidades en campañas preventivas  decisivas para la población como el VIH, son la punta del iceberg de una deficiencia crónica, que hace aún más inexplicable la permanencia del Subsecretario Castillo.

En fin, Piñera está lejos de alcanzar lo que fueron sus grandilocuentes promesas de campaña, determinantes en su buen resultado electoral, por eso, sigue aumentando el desencanto, ya que en las campañas es mucho lo que se promete pero poco se cumple.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas