Pensiones, la letra chica del Proyecto del Gobierno

La discusión previsional debe volver a enfocarse en lo que, desde Revolución Democrática, consideramos como central al momento de evaluar cualquier reforma de pensiones, ¿es este un proyecto que aumentará las pensiones a los chilenos y chilenas en el corto, mediano y largo plazo? 

Con ese objetivo, desde la Comisión de Trabajo y en conjunto con el resto de la Oposición, hemos solicitado reiteradamente al Ejecutivo información concreta y precisa sobre los efectos que tendrá la propuesta presentada en las tasas de reemplazo para los distintos grupos socioeconómicos.

La falta de certeza es preocupante, dado que, según nuestro análisis - concordando con la mesa técnica de oposición y otros expertos - es que el aumento en las pensiones no solo será manifiestamente insuficiente sino que, además, se hará a través de medidas ineficientes, injustas y poco sustentables. Vamos por parte. 

Primero, el Gobierno sostiene que este proyecto fortalecerá el pilar solidario inyectando USD 3600 MM. Para ajustar expectativas, debería puntualizar que el 37% de ese mayor costo fiscal corresponde al aumento de 4% de cotizaciones de los trabajadores(as) que deberá pagar el Estado en su rol de empleador y  que menos de un tercio de los recursos comprometidos será destinado a aumentar el Pilar Solidario. 

Segundo, nos preocupa que, acorde al proyecto actual, por cada $100 que aumente la pensión base por los nuevos beneficios, se recortan $32 del complemento solidario.

Lo anterior, además de ser una letra chica importante del proyecto, generará un trato desigual entre el 60% más vulnerable y el resto de la población: mientras al 60% más vulnerable se le “penalizará” en su pensión final la recepción de los aumentos,  el 40% más rico recibirá íntegramente los nuevos beneficios. 

Tercero, cabe recordar que mientras la rentabilidad de los fondos vaya a la baja, los aumentos del 4% tendrán un impacto cada vez más pequeño en las pensiones finales.

Lo anterior redunda en que el aumento de cotización, bajo la lógica de capitalización individual, tendrá un efecto más bien compensatorio de la baja de rentabilidad que un aumento significativo de la pensión de la o el trabajador.

Y si lo hace, al apostar sólo por la capitalización individual del 14%,  se materializa en un par de décadas más perpetuando al sistema previsional como una caja de resonancia de las desigualdades profundizando la desigualdad de género y socioeconómica del mercado laboral chileno. 

Cuarto, el Gobierno ha hecho eco sobre el bono clase media propuesto. Para los actuales pensionados y pensionadas de clase media, el aumento máximo será $22.000 y $27.500  para hombres y mujeres respectivamente, y sólo ocurre si cotizaron muchos años. Para los futuros pensionados, este bono proyecta bajo impacto en las tasas de reemplazo y 78% del quintil de las pensiones más altas. ¿Qué observamos en el resto del mundo con respecto al financiamiento de pensiones de clase media? Son los elementos de solidaridad intra e intergeneracional las que financian este pilar. 

Quinto, la fórmula del seguro longevidad propuesta incentiva la modalidad del Retiro Programado, generando una mayor concentración de la administración de fondos en la etapa pasiva en las AFP, implicando, a su vez, un aumento de su poder de mercado. Además, esto cargará al Estado a cubrir el riesgo de longevidad de las personas, como notó el Consejo Asesor Previsional, transformando lo anterior en un pasivo incierto para los futuros Gobiernos. 

Los diversos flancos y “letras chicas” del proyecto nos obligan a concluir que los aumentos de pensiones serán marginales y, debido a estas insuficiencias las y los adultos mayores tendrán que seguir esperando.

Para evitar ese escenario, nuestra postura como Revolución Democrática en la discusión legislativa será fortalecer el pilar solidario ampliando su cobertura gradualmente y llegando a un mínimos de suficiencia  con el objetivo de superar la línea de la pobreza  e integrar mecanismos de solidaridad en el 4% que den garantías de pensiones dignas en la vejez.

Esperamos que el Gobierno abandone la trinchera ideológica a la cual se ha aferrado, abriéndose a otras formas de financiar el proyecto  de manera que exista un real aumento en las pensiones de las personas.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas