Turismo Rural, una tarea de la que nos queremos hacer cargo

Podemos imaginar Santiago con más lugares de entretención, arraigados a sus costumbres; potenciando nuestra hermosa geografía con sus áreas verdes y áridas; con sus zonas montañosas o con alta vegetación, y por supuesto, con las características propias de sus vecinos. Y la pregunta es ¿tenemos zonas designadas para el fomento del turismo de calidad y de alto nivel?

Podríamos aventurarnos, y sin ser pretensiosos, decir responsablemente que aún falta.

Por eso es muy importante y nos llena de ilusión  el trabajo que está realizando la Seremi Metropolitana de Vivienda y Urbanismo impulsando una modificación del Plano Regulador Metropolitano de Santiago sobre Turismo Rural.

El proceso está en etapa de consultas ciudadanas con los vecinos de las diferentes provincias de nuestra Región. Su voz es clave. Para planificar mejor nuestra Región, la participación de todos es fundamental porque los grandes proyectos no pueden seguir planificándose desde oficinas, sin recoger la opinión de quienes habitan el territorio.

La propuesta busca entender el territorio rural como un territorio sistémico. Vale decir, que en su conjunto genere un desarrollo productivo, social y sostenible donde todos puedan participar, y desde esta lógica nace la necesidad de incorporar usos de suelos relacionados a la funcionalidad actual del área rural, y así favorecer al territorio y sus habitantes permitiendo el desarrollo comercial y el fomento de la identidad local y el turismo rural.

Es un proyecto serio y ambicioso, que busca poner sobre la mesa la planificación del turismo rural, que surja en diversas escalas para complementar, diversificar e incrementar las alternativas de empleo e ingresos de los habitantes rurales, los miembros de sus familias y, especialmente, de los jóvenes y las mujeres.

Desde la perspectiva del desarrollo territorial busca estimular sinergia entre los diferentes sistemas que interactúan en un territorio, y desde la innovación y la producción puede contribuir a la diversificación de la producción de bienes y servicios, por una parte y por otra, a la especialización como es el caso de los productos con denominación de origen, o la captura de nichos de mercado específicos.

También generará instancias para la conservación de los recursos naturales. Existen elementos que tienen una relación fuerte con la viabilidad de la actividad turística, su mantenimiento e, incluso, con el mejoramiento de los atractivos turísticos naturales, porque de estas acciones dependerá la sostenibilidad económica futura del turismo.

Esperamos que esta modificación siga avanzando a paso firme, porque estamos seguros, será beneficiosa para nuestra región.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas