Hablemos de la incompetencia

Nos hemos enterado que renunció nuestro “primer agente” ante La Haya, Sr. Bulnes.Tenía que suceder. Hace ya un buen tiempo la Corte rechazó la tesis de incompetencia que le había espetado Chile (es un decir) encabezado internacionalmente por el Sr. Bulnes, contratado no por su pasado en Cancillería sino por saber más que nadie de allí en este tipo de alegatos. Y por ser de derecha, que así se probaría que nuestra posición era “nacional”

En su momento el Sr. Bulnes fue bien respaldado en sus argumentos, e incluso aplaudido con gesto sobrado, mirando a “los viejos de la Corte” por sobre el hombro.

Aquí te las traigo Pedro, diría en La Haya, ¡y ya!

El Sr. Bulnes había dicho urbi et orbi que iba a demorar muy poco la Corte en aceptar que ella era incompetente. Se las íbamos a cantar claras. Y hubo aplausos para él hasta de ex Presidentes y candidatos o precandidatos actuales a ser Presidente, como el señor Tarud.

Don Felipe era una especie de defensor de Chile en el campo de batalla judicial como en los inicios de la República lo habían sido sus ancestros en los campos de batalla de Lircay, contra los liberales, y en Yungay, contra peruanos y bolivianos. Con emoción miraban a don Felipe los viejos funcionarios diplomáticos de la Cancillería, tan propensos a la admiración decimonónica.

No hubo fisuras oficiales en el respaldo a la eximia estrategia de don Felipe, como lo ha afirmado  Gabriel Gaspar después de la renuncia del Sr. Bulnes. Gaspar no es antiguo ni nuevo diplomático. Estudió para embajador en la universidad de la vida.

Sin embargo y sorprendentemente para todos los seguidores del Sr. Bulnes, incluida el ala chovinista, que confunde sus torcidos y apasionados sentimientos con la objetividad jurídica y judicial, la Corte rechazó el calificativo de “incompetente” que se le había espetado y él Chile  y todos nosotros fuimos incompetentes.

Para los anales de la Corte y de nuestra historia diplomática este Bulnes pasó a ser Bulnes el incompetente.

Ahora, después del fracaso, en vez de pedir disculpas a Chile por su tremenda metida de pata internacional, el señor Bulnes nos pide que lo felicitemos porque a lo más, la Corte ahora que irá al fondo del asunto, lo más que podría pedir a Chile es que conversemos con Bolivia pero nunca, como dice él textualmente, “en ningún caso, para que cedamos territorio”.

El señor Bulnes se va sin haber aprendido nada, ni el ABC de la cartilla del Pacto de Bogotá.

Eso (que cedamos territorio soberano a  Bolivia después del Tratado de 1904) la Corte no nos lo puede pedir, no nos puede “dictar”, ni en este “juicio” llamémoslo “de competencia” (terminado) ni en el que ahora viene, ni incluso en el que puede venir después. Ni la Bolivia de Evo puede soñar con eso. Ni el señor Bulnes tener esa pesadilla.

La solución va por otro lado.

La solución integral al problema, como lo hemos dicho mil veces y como lo saben todos los pocos miembros de la Cancillería que son serios, vendrá fuera de toda Corte y será tripartita o no será, y tripartita en la medida en que los tres (Chile, Bolivia y Perú) establezcan previamente, para llegar a acuerdos, sus posibles avances y retrocesos. Desde un principio, por así decirlo, porque todos tendrán que ceder y que ganar.

Chile debe proponer seriamente una solución de ese tipo, al norte de Arica y pegada a la Línea de la Concordia, que es la continuación en tierra de la frontera marítima, y que parte del Hito Uno.

Las últimas declaraciones del señor Bulnes, al renunciar, no nos propone nada. Una lástima en este mar de incompetencia.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas