Porque yo importo

Hace cuatro meses, visitamos en su domicilio a una joven, que llamaré M, de 18 años. Al entrar a su dormitorio guiados por su madre, la encontramos en su cama, boca abajo, muy lábil emocionalmente y con un dolor intenso que le impedía tomar otra posición. 

Nadie la podía tocar en la zona de la espalda y piernas, debido a que solamente con el roce aumentaba su dolor. Incluso prefería que no la limpiaran, para evitar sentir más dolor.

Esta joven cuatro meses atrás era una estudiante universitaria que, hacía su vida absolutamente norma; sin embargo, a su temprana edad debió enfrentar un cáncer avanzado, pasando a depender absolutamente de su madre.

En nuestra última visita M nos recibió con una sonrisa. Sus ojos brillaban. Estaba feliz de lograr mover sus manos y parte del cuerpo. “Ya no siento el mismo dolor que antes”, dijo.  Un cambio que fue posible luego de acceder a la atención de especialistas de cuidados paliativos e iniciar un tratamiento con opioides para aliviar su dolor.

Al recordar la sonrisa de M cobra más sentido la frase Porque yo importo que es el lema del Día Mundial de los Cuidados Paliativos, que se celebra el próximo 13 de octubre.

En la actualidad, en Latinoamérica sólo el 1% de los pacientes que requieren Cuidados Paliativos lo recibe, enorme brecha de desigualdad que atenta contra un derecho humano básico de acceso a la salud.

Es de esperar que las autoridades de la región - cuando se reúnan el Primer Encuentro de Alto Nivel que se realizará en Lima - logren un avance real en acuerdo que permitan ampliar el acceso a estos servicios.

Toda persona que está viviendo alguna situación de enfermedad progresiva que provoque sufrimiento y susceptible de aliviar, debe recibir ayuda multidisciplinaria y de calidad, que alivie sus síntomas y centre el cuidado en la persona y su familia. Se trata de un derecho humano.

Chile tiene una experiencia de más de 20 años de acompañamiento a pacientes con cáncer, realizado por profesionales de las Unidades de Cuidados Paliativos, distribuidas a lo largo del país.  

Desde la inclusión en el sistema GES, en el año 2005, está garantizado el acceso a la atención para todo paciente oncológico que requiera evaluación y tratamiento. 

Sin embargo, el país debe avanzar en incluir la atención paliativa para todo paciente que padezca una enfermedad crónica progresiva y que genere sufrimiento permanente, cuya calidad de vida se vea empeorada si no recibe atención integral por parte de especialista en Cuidados paliativos. 

Este desafío es fundamental para respetar los derechos humanos básicos de acceso a la atención de salud y avanzar a que miles de personas que cada día sufren por síntomas no controlados, puedan acceder a mejorar su calidad de vida y de quienes los rodean, promoviendo un acceso sanitario justo, de calidad y equitativo, porque todos ellos sí importan.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas