Dividir para reinar II

Apenas fue elegido Presidente de la República, don Sebastián Piñera E. llamó a distintos personeros de la oposición para incorporarlos en comisiones especiales, esto conforme a las prioridades de su Gobierno. La mayoría de ellos aceptó sus invitaciones con distintos argumentos, esto sucedió con distintos personeros, de diversas entidades políticas contrarias a su administración.

Bajo estas circunstancias, hace algunas semanas escribí unas líneas, por este mismo medio de comunicación, tituladas "Dividir para Reinar I", basado en 3 o 4 fundamentos y ante los cuales recibí diversas muestras de apoyos, como también críticas muy fuertes.

Hoy, nuevamente con entes representantes que quieren alguna cercanía con la derecha, quiero reproducir algunos nuevos elementos para el debate:

En nuestro país se utilizó estas señales de unión gobierno-oposición en la administración de don Juan Antonio Ríos, donde el Presidente invitó directamente a los partidos, los que resolvieron junto al Ejecutivo el nombre de los elegidos.

En otros casos, tales intentos no se concretaron, como es el de los radicales en el gobierno de Frei Montalva. También resultó en la incorporación de los Radicales "como partido" en el gobierno de Jorge Alessandri o de los Liberales "como partido" en el gobierno de González Videla.

En el gobierno de Salvador Allende, 2 grandes camaradas sugirieron que el PDC ingresara al Ejecutivo en reemplazo del Estatuto de Garantías, lo que fue rechazado al final por la DC y la UP, por alta mayoría.

Pero volviendo al caso actual, la presidencia del Partido Demócrata Cristiano y la mayoría de la directiva integrada aceptaron, al parecer sin consultas claras a nuestras instancias, acuerdos con el Presidente de la República y otros camaradas nos calificaron peyorativamente con extremada soberbia.

Conforme mi pronóstico, que ojalá no hubiese sido correcto, a esta fecha, el Presidente y su Gobierno le dieron un portazo a la DC de una soberbia que no conocemos, salvo por la permanente irrisoriedad de la Mesa Directiva, caracterizada en esta gestión interna que nos ha hecho ni confiables ni respetables, ante la derecha y la centroizquierda, a lo que se le suma la adversidad no superada de la izquierda y "para bailar tango se necesitan 2".

Finalmente un personero de la DC, respetable y muy cercano al presidente del partido, ofreció su disposición a ayudar al Gobierno y también a la derecha, porque así es la vida, "redonda".

Por último, a pesar de mi consideración y aprecio personal al Gobierno, porque fuimos colegas en el Senado, a la derecha hay que conocerla para saber que es dura, implacable y no tiene reparos en golpear cuando se enfrenta con aquellos que creen serles necesarios o hacen un diagnóstico irreal.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas