Palabras que exigen retractaciones

En reiteradas oportunidades he señalado que el clima exacerbado  en la sociedad chilena y muy especialmente  en la política, comienza con un lenguaje agresivo  y descalificador.   Ello se responde en el mismo tenor para que la opinión pública no piense que “el callar otorga”. 

Hoy,  ha aparecido otro tipo  de respuestas, tal vez más peligrosa  porque puede paralizar  el trabajo del Ejecutivo  y  Legislativo  a límites  que sabemos por dónde comienza pero no dónde terminará.  60 años en el Partido me permiten señalar que ya pasamos por estos episodios y la gente más joven olvida lo sucedido  entre esos 15 0 20 años  de Dictadura  dolorosa y patológica por la violencia insensata e innecesaria.

También hoy han aparecido otras respuestas,  la revancha para negar el ingreso  de miembros  del ofensor a la institucionalidad ofendida y la contra respuesta  del ofensor  para respaldar los exabruptos  especialmente cuando  estamos en un régimen tan descompasadamente presidencialista o con partidos políticos  con autoridades  tan mayoritariamente autoritarios  donde se busca vencer más que convencer.

Lamentablemente la vieja y siempre actual de las frases  de la guerra civil  española  es hoy una triste discusión  y réplica  cuando el famoso general  Millan Astral - llamado  el General de la Muerte, porque además era manco y cojo- arrasó la Universidad de Salamanca,  el  Rector Miguel de Unamuno  le dijo: “venceréis , pero no convenceréis”.  Miguel de Unamuno pasó a la historia.  Millan Astray  nadie lo recuerda.

Para terminar estas líneas debo agregar un nuevo elemento.  Es que ahora  se trata de explicar lo inexplicable, (como dice el dicho  el que explica se complica)

En mis años de política activa conocí todos las triquiñuelas,  sinónimos, antónimos y cuantas líneas permite  la riqueza de nuestro idioma, pero ¿qué quiso decir la  Ministra o vocera,  sin caer en una oxímoronia   al agredir de esa manera  a un Partido decente, sin señalar datos concretos? Razón tienen sus dirigentes de responder como lo han hecho y nadie creerá en confesar retractaciones o  ¿por qué un presidente desprecia a un miembro de su Partido como resabio de viejos autoritarismo.  

Sabemos que un Partido no va a morir porque se renuncia un diputado, pero sí se puede desprestigiar  gravemente si entre sus militantes se acaba la fraternidad que no es más que respeto humanizado.

A pesar de todo veo con fe en el futuro nuestra Democracia y el progresismo político.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas