Que no afecte la resaca electoral

La renovación en la política siempre es importante. Pero no tiene que ver con la edad de sus protagonistas, o un cambio de generación, sino más bien con la actualización de las ideas y propuestas; está ligada a una ideología aplicada al pulso de nuestro entorno.

El llamado es a estar más abiertos a la reflexión, una que permita hacer una evaluación y autocrítica profunda de la forma de cómo el partido ha estado haciendo política, las decisiones que ha adoptado, los liderazgos que ha estado ejerciendo la dirección del partido. La que parece errática o ambigua frente a la opinión pública al desarrollar una estrategia electoral cuyos resultados fueron adversos.

Y es que es evidente que el PDC sufrió una pérdida significativa en la última consulta ciudadana, sin duda en cualquier organización corresponde sintonizar nuevamente con nuestros principios y valores, pero aplicados a la realidad más allá del ombligo del partido. Eso no se vio en el esfuerzo post 18 O y explica la desafección de sectores con los cuales normalmente tenemos un buen nivel de representación, muchos no se sienten motivados de participar en procesos eleccionarios, sencillamente.

La situación es dinámica. Cuán complejo ha sido para el partido, para Unidad Constituyente, para la oposición, que ninguno de nuestros liderazgos, ninguno de los candidatos esté prendiendo y siendo percibido como un candidato capaz de convocar en mayoría y en las urnas. Por ello, el camino que tomemos no debiera estar supeditado a una persona, sino a qué es lo que el partido está en condiciones de ofrecerle como gobernabilidad al país. De forma realista, insisto. De lo contrario nos dirigimos al despeñadero.

La falta de claridad electoral con la cual hemos entregado nuestro mensaje se profundiza cuando la opinión pública es testigo de la reacción de la ya ahora ex dirigencia del PDC: Acá nadie pidió la cabeza de nadie. Cuando hay un fracaso electoral de proporciones, la directiva pone a disposición del partido sus cargos a disposición, por ser responsables de las estrategias de campaña. Seguir en esa lógica voluntarista de tratar de auto convencernos que tuvimos buenos resultados, cuando de 155 convencionales tenemos dos representantes, es no entender lo que pasó.

En esa línea y con una primaria a contrarreloj, creo que lo relevante es tener más claro que nunca que las decisiones de hoy no son para salir del paso. Espero que mi partido comience un proceso de reflexión profunda, porque no podemos permitir que por nuestras decisiones termine gobernando nuevamente la derecha.

En lo que muchos llaman "resaca post elecciones" es muy importante un esfuerzo intelectual y en conjunto con los distintos actores sociales que son los que van midiendo la temperatura o estableciendo cuáles pueden ser las necesidades prioritarias del momento determinado. Lo importante es la claridad del objetivo, qué queremos construir para el futuro del país, pero lamentablemente lo que se ve en el paisaje de la política nacional de todos los colores, son sólo proyectos personales y no colectivos, donde cada uno es dueño de su verdad y busca imponérsela al otro. Así no se construye sociedad, no se avanza en democracia, justicia social ni en calidad de vida de las personas. Ése es el espíritu que ha regido al PDC -independiente de las etapas históricas que ha tocado vivir- y es el que debiera seguir plenamente vigente.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas