Prevenir es mejor que curar

El 19 de enero recién pasado, se publicó la ley que elimina de los exámenes de detección del VIH, el consentimiento de un representante legal para los mayores de 14 años de edad; asimismo, queda especificado que ante un examen con resultado positivo para un paciente de 14 años o más, pero menor a 18, se informará al representante legal. Un tremendo avance en materia de salud, si consideramos que, de acuerdo a cifras del MINSAL, se estiman en 45.000 las personas que viven con VIH, de los cuales sólo se conocen 39.404 casos.

Con esta modificación a la ley, muchos jóvenes que han incurrido en conductas de riesgo, y que por temor o vergüenza al juicio de sus padres prefirieron guardar silencio, podrán acercarse a un centro asistencial, solicitar el test y saber si son o no VIH-positivo. En caso de que así lo fuere, este cambio a la ley permite involucrar al entorno cercano en los pasos posteriores. Recordemos que el VIH detectado de manera temprana y bajo el correcto tratamiento, mejora enormemente la sobrevida de las personas.

Como Instituto Nacional de la Juventud hemos trabajado de manera sistemática y coordinada con el Ministerio de Salud, a través de los lineamientos del Programa Nacional de Prevención y Control del VIH/Sida e ITS.

Durante los últimos años, INJUV ha facilitado el acceso y disponibilidad a métodos de prevención para las y los jóvenes a través de las Direcciones Regionales e Infocentros a lo largo del país, una iniciativa que promueve la sexualidad responsable y que también busca prevenir embarazos no deseados.

Los adolescentes chilenos cada vez inician su vida sexual de forma más temprana, sin embargo, y de acuerdo a cifras de nuestro sondeo “Derechos Reproductivos” (sondeo N°5 de 2014), un 47% de los jóvenes afirmó que “la información sobre cómo utilizar los métodos de prevención es escasa”, lo que implica perseverar en la elaboración de planes de sexualidad y afectividad efectivos, y a la vez dinámicos, capaces de interpretar a las nuevas juventudes.

Hace una semana, la comisión de salud del Senado aprobó por unanimidad la idea de legislar el proyecto de prevención y protección de embarazo adolescente. Según cifras de MINSAL (2013), en Chile se produjeron 34.906 nacimientos bajo esta condición. Realidad que no responde únicamente a un tema de salud, sino que tiene un componente social que no podemos rehuir. Para muchas jóvenes de sectores más vulnerables, el embarazo es el único proyecto de vida, pero  trae consigo la deserción escolar, la dependencia económica y, por consiguiente, perpetúa la pobreza.

Sin lugar a dudas la ley que modifica el procedimiento para el examen del VIH respecto a menores de edad nos permitirá pesquisar información relevante sobre la salud de nuestros jóvenes, lo que, por crudo que parezca, puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas