Primavera, verano y ¡Navidad!

En medio del cambio de estaciones se celebra la Navidad en Chile a inicios del verano como en el resto del hemisferio sur y comenzando el invierno en el hemisferio norte.

En el trabajo, en el hogar y en el comercio estamos conectados con los niños y niñas para que reciban sus regalos en Nochebuena.

Qué tristeza infinita cuando vemos las imágenes en la previa de Navidad de la guerra devastadora de Siria, del atentado en Berlín, el asesinato de un embajador ruso en Turquía y la violencia de los delitos que suceden en nuestro país y en el mundo entero.

Es como si el espíritu navideño se quedara prisionero o mutilado como tantos niños de la guerra y no pudiera brillar en su esplendor la alegría de la fiesta más importante del año.

Aunque sabemos que la oscuridad es parte de la vida, la luz de la estrella de Belén para los católicos o la estrella del árbol de Navidad ilumina nuestros corazones y esperamos que con fuerza nos acompañe una vez más.

Sin embargo, los hechos y datos nos hablan de la incapacidad humana para hacer muchas veces lo correcto, para hablar más de la cuenta y con malas intenciones, para no concretar acuerdos de buena voluntad que permitan minimizar los intereses políticos y económicos más mezquinos, aún así, la oscuridad de esos hechos podemos enfrentarla con buenas acciones y buenos pensamientos. El sentido de la Navidad a pesar de todo se hace presente.

Esperamos la tregua en la cual nos miremos como personas de bien, es decir, que desde la política, la producción y la cultura construyamos puentes humanitarios que crean vida, bienestar y oportunidades.

Que el calor del verano permita refrescar con nuevas ideas los escenarios del desarrollo integral que faltan en nuestro país.

¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas