No perdamos la vida de barrio

En estos momentos, donde nuestra preocupación es lograr una mayor y mejor integración social, vemos cómo en los distintos barrios de nuestras ciudades ha comenzado a aparecer el fenómeno de la gentrificación. 

Un hecho que se ha instalado hace algunos años en nuestro país, y que tiene como uno de sus principales efectos el aumento del precio de las propiedades habitacionales, y consecuentemente, el de las contribuciones que ellas pagan. 

Esta revalorización territorial también tiene otros efectos, como es el costo asociado a la vida en estos espacios, lo que induce que las personas que han residido por años en estos barrios tradicionales, los abandonen.

Esto aqueja principalmente a los adultos mayores, que al no contar con ingresos acorde a sus requerimientos, deben dejar sus casas de toda la vida con efectos en sus redes de apoyo, tanto familiares como sociales y que son extremadamente importantes en esta etapa de la vida. 

No olvidemos que este impuesto es un gravamen al patrimonio y no a la renta, de ahí su carácter contrario a la progresividad y equidad tributaria que tanto se reclama como principio frente a una nueva reforma impositiva. 

La integración social no puede ser concebida como una política pública que sólo se preocupa de traer personas a ciertos barrios que ya tienen una infraestructura adecuada para alcanzar niveles de calidad de vida razonable, sino también evitar que se vayan quienes ya residen en ellos durante años.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas